Actualidad sectorial

6 cifras y oportunidades en torno a la sostenibilidad

6 cifras y oportunidades en torno a la sostenibilidad

6 cifras y oportunidades en torno a la sostenibilidad                 Los análisis más…

Leer más..

Es comparable la crisis de 2008 con las cifras actuales de la economía global?

Es comparable la crisis de 2008 con las cifras actuales de la economía global?

Es comparable la crisis de 2008 con las cifras actuales de la economía global?            …

Leer más..

Sector energético y cambio climático, el caso de Colombia

Sector energético y cambio climático, el caso de Colombia

Sector energético y cambio climático, el caso de Colombia                      …

Leer más..

Así van los sectores promisorios en 2019

Así van los sectores promisorios en 2019

Así van los sectores promisorios en 2019                 Como es ya tradicional, en…

Leer más..

La Economía Naranja como fuente de crecimiento

La Economía Naranja como fuente de crecimiento

La Economía Naranja como fuente de crecimiento               El mundo experimenta una transformación comparable…

Leer más..

Economía global: balance de riesgos y oportunidades para Colombia

Economía global: balance de riesgos y oportunidades para Colombia

Economía global: balance de riesgos y oportunidades para Colombia                 La incertidumbre política…

Leer más..

Formalización: del requisito a la riqueza

Formalización: del requisito a la riqueza

Formalización: del requisito a la riqueza               Las cifras registradas por el Conpes 3956…

Leer más..

El próximo bicentenario: de la ruta de la seda al sendero de la anaconda

El próximo bicentenario: de la ruta de la seda al sendero de la anaconda

El próximo bicentenario: de la ruta de la seda al sendero de la anaconda    

Fuente foto: documental El Sendero de la Anaconda[1]

La humanidad transcurre construyendo senderos de riqueza: las rutas del comercio, las turísticas o las tecnológicas han traído distintos logros, propósitos y despropósitos para la humanidad. Rutas que convergen, para bien y para mal.

 

La ruta del futuro es el agua, el aire y el suelo agrícola, bienes que fueron abundantes en el planeta pero que se tornan escasos por las consecuencias de dos siglos de industrialización y consumo que han convertido las dotaciones básicas de la supervivencia humana en bienes escasos, en un activo a conservar para prolongar nuestra existencia.

 

Por descuido los hemos convertido en bienes escasos, con valor e impactos económicos[2]. Quienes poseen bienes escasos los conocen, planifican y conservan. Generaciones enteras asumen períodos de sacrificio, austeridad e inmensas carencias para construir la riqueza de sus hijos y nietos, que hoy acceden a más bienes y servicios. Se convierten en nuevas potencias que proponen rutas de comercio y desarrollo. Están transformando sus sistemas y ecosistemas para corregir los desbalances generados, porque saben que sus generaciones futuras también necesitarán de aire limpio, suelos cultivables y agua.

 

Suramérica cuenta hoy con la riqueza del bicentenario, la del próximo bicentenario.

 

Lo que hace dos siglos hizo futuristas a nuestros próceres fue tomar las mejores ideas de su tiempo y pensarlas para la construcción de una Suramérica unida, educada e independiente, entregaron sus vidas por estos ideales.

Hoy las ideas, la riqueza y la independencia están aquí, en nuestros territorios. Nuestras decisiones ya no afectarán solo a la región, son la base de la existencia de la humanidad y el desarrollo de los países que componen la cuenca amazónica.

En consecuencia, las batallas del futuro serán distintas y el trabajo como región la base del desarrollo de la  la humanidad. Cada ciudadano y cada uno de nuestros estados habrá de diseñar su cuota de sacrificio y construcción pensada, cuantificada, planificada, organizada y protegida para las generaciones futuras.

La cuenca amazónica está ubicada en Suramérica y de ella hacen parte Brasil, Perú, Colombia, Venezuela, Guyana, Surinam, Guyana Francesa, Ecuador y Bolivia. Tiene un área de 6,3 millones de km2, es el bosque tropical más extenso en el mundo, con 390 mil millones de árboles, 16.000 especies distintas y aporta el 50% de las especies de plantas en el mundo, es el área más biodiversa del planeta.

Para su conservación y desarrollo sostenible el sendero de la anaconda es una de las propuestas, une el Amazonas con el océano Atlántico y busca la protección de miles de especies. Propone la construcción de conocimiento sobre el conjunto de naturaleza y especies de plantas y animales que allí viven, en particular sobre los saberes indígenas que han permitido que, a pesar de la acción depredadora del hombre, existan aún en el amazonas 390 mil millones de árboles.

 

Noticia816

 

El desarrollo del Amazonas ha sido mermado a través de los tiempos por la acción del hombre, con la explotacion inadecuada de los recursos y el ataque a la cultura y vida de la población indígena, que se redujo desde la colonización en un 90%. Vidas humanas y cultura de aprovechamiento sostenible del territorio que se perdió afectando el ritmo de crecimiento de la selva y su aporte de oxígeno al planeta.

El menor desarrollo de este escudo ambiental explica parte del cambio climático, al ser cada vez mayor la producción de CO2 frente a la de oxígeno, generando el calentamiento de la atmósfera y deteriorando la calidad del agua y del suelo.

Los impactos saltan a la vista, con miles de ejemplos, uno de ellos en Colombia en el caso del arroz: la irregularidad de las lluvias generada por el cambio climático afecta el ecosistema del arroz. En este cultivo las temperaturas muy altas producen un déficit hídrico, que hace daño a las raíces, que, si crecen en suelos con mala preparación, tienen una baja capacidad para tomar el agua. La espiga del arroz (panícula) daña su desarrollo y rendimiento y la hace más vulnerable a plagas y enfermedades.

Las temperaturas altas afectan las flores y generan granos deshidratados de bajo peso. Por el cambio climático los insectos viven menos y hay más generaciones, los virus y bacterias que se multiplican rápidamente. Para controlar este fenómeno el hombre usa desmedidamente los químicos empeorando a las plantas y generando resistencia a las bacterias.

El desarrollo de los biofertilizantes es una alternativa de solución a este problema y cuenta con proyectos recientes, pero podría desarrollarse de manera sostenible a escala global a partir de la sistematización y organización del conocimiento de los expertos que cuenten con experiencia acreditada por generaciones en número de árboles y producción de oxígeno.

La recolección, organización, sistematización y aplicación del conocimiento generado por las comunidades es el desafío de los próximos 200 años y nos corresponde como región.

Pero el aporte de la región a la reducción de emisiones de carbono es solo una parte de la riqueza a generar.

 

Las cadenas de valor que se generen a partir de este conocimiento serán la principal fuente de riqueza para nuestras naciones.

 

El desarrollo de material biológico, de principos activos, la fabricación de insumos por medio de bioprocesos productivos y de los nuevos productos con este origen son una tendencia global, una cadena productiva que nos pertenece, con un potencial de riqueza económica si se patenta y se desarrolla de forma sostenible. Entre los principios activos se encuentran “antioxidantes, antinflamatorios/anti-irritantes, colorantes naturales, protección UV, fragancias, preservantes/antisépticos, hidratantes, surfactantes, agentes espesantes, blanqueadores de piel, entre otras”.

 

Una vez teniendo los principios activos viene el desafío de productos-líneas de producción sostenible de medicamentos, insumos agropecuarios y productos de aseo y cosméticos son solo unos ejemplos. Se basan en productos a base de ingredientes naturales, que no tengan efectos en la salud y en el medio ambiente.

 

Las cadenas de valor generadas en el conocimiento son la principal fuente de riqueza de las naciones. Los activos de la naturaleza son atemporales y transversales a la humanidad, todos nos beneficiamos de su abundancia y nos perjudicamos de su carencia.

Sin oro podremos vivir, sin aire, agua ni alimentos no.

 

https://www.youtube.com/watch?v=i84Txt2uNss

https://www.youtube.com/watch?v=GDJd3Gg8F1A

http://www.economiaaplicada.co/index.php/10-noticias/212-3-inversiones-estrategicas-frente-al-cambio-climatico

https://www.youtube.com/watch?v=shDEZdDKGZs

https://www.youtube.com/watch?v=43gK9f_Pai0


[1] https://www.caracoltv.com/elsenderodelaanaconda

[2] En el caso de Colombia, el DNP estima que el cambio climático generará en la economía una pérdida anual del PIB del 0,49% hasta finales de siglo.

-----------

Si desea registrarse favor enviarnos por el chat (esquina inferior derecha "Dejar un mensaje") su correo electrónico, nombres y apellidos. El registro dará acceso a la totalidad de nuestros informes sectoriales de la semana, recordatorio semanal y futuros beneficios.

Lo anterior debido temporalmente a mantenimiento de la página.

Gracias Economía Aplicada

Leer más..

2019 – 2020: Entorno global, coyuntura local

2019 – 2020: Entorno global, coyuntura local

2019 – 2020: Entorno global, coyuntura local  

No son pocos ni predecibles los desafíos de la coyuntura económica, tanto en la tendencia de las variables como en la efectividad de las políticas para retomar el ritmo de la recuperación global.

Aunque en lo local los indicadores del país luzcan mejores a los de nuestros socios, el logro de las metas previstas es una tarea diaria y difícil por el efecto del entorno y el compás de espera que se requiere para ver las cifras que dan cuenta de la dinámica de la inversión.

 

 

El segundo trimestre 2019

 

Conocidos los resultados del primer trimestre para Colombia, se espera que el crecimiento sea mayor en los siguientes para alcanzar las metas de establecidas que se han ido ajustado y que por el momento se acercan más al 3% que al 3,5%.

Las cifras disponibles del segundo trimestre muestran que mayo fue mejor que abril en la industria. En el agregado se observa una desaceleración en la producción, pero un mayor crecimiento de las ventas que en el primer trimestre, lo que podría dar indicios de que la dinámica positiva del comercio podría estarse reflejando en los meses venideros en las cifras de la industria.

No obstante, el menor crecimiento global se manifiesta en las exportaciones, pues si bien gracias al petróleo y el carbón pasaron de negativo a positivo entre marzo y mayo, las exportaciones industriales han sentido el cambio en los mercados.

Mientras en el primer trimestre del año crecieron 4,3% anual en el año corrido a mayo el aumento fue del 1,5%. En el agro la dinámica es mixta con un crecimiento en flores, frutas, cárnicos y pescados, pero una desaceleración de los más dependientes de los ciclos de precios externos como el café.

Una buena señal asociada a la inversión es la importación de bienes de capital para el agro y la industria, que crece a tasas positivas y mejores al promedio del total de importaciones, una dinámica que de momento es mejor que la de importación de bienes intermedios y materias primas.

Aunque la construcción fue la cifra determinante del menor y no esperado crecimiento del primer trimestre, las cifras del sector en lo que va del segundo muestran que la dinámica de las licencias y las ventas registra tasas cada vez mejores, aunque aún de ajuste. A esta cifra ayudaría también que la base de comparación del segundo trimestre de 2018 fue negativa en más de cinco puntos.

La dinámica de las obras civiles, que muestra en algunos de sus indicadores como las ventas de concreto premezclado un fuerte crecimiento, estaría mostrando que la contribución de este segmento sería al menos tan favorable como lo fue en el primer trimestre.

 

Noticia813

Fuente: DANE, Cálculos EA

 

 

La economía global crece menos

 

El menor crecimiento global y de América Latina frente al estimado podría explicar los resultados del comercio, pero también la tendencia de los países a importar menos en medio de un ambiente de menor desarrollo del comercio internacional y mayores aranceles.

Las últimas cifras del comercio exterior de China muestran en 2019 un crecimiento acelerado de sus exportaciones, pero una contracción importante de sus importaciones. En el primer caso se registra una exportación masiva antes de la entrada en vigor de los nuevos aranceles, mientras la menor dinámica de la economía china se refleja en menores importaciones, una señal con efecto en el resto de las economías.

El efecto del menor crecimiento tanto Chino se refleja en los precios de las materias primas a nivel global mientras el de Estados Unidos afecta la demanda por exportaciones.

La suma de sucesos en esta lucha comercial Estados Unidos – China ha llevado a los organismos internacionales a revisar su proyección de crecimiento global del 3,3% al 3,1% para 2019 y del 3,6% al 3,3% para 2020.

Colombia ha definido metas de crecimiento para 2019 y 2020 superiores a las esperadas para el crecimiento global y América Latina, que se han ido revisando para 2019 y por el momento se mantienen estables para 2020. Los resultados del segundo trimestre darán señales en torno a los impactos de la dinámica global en el crecimiento.

 

Tendencia de las tasas de interés y el tipo de cambio

 

Mientras hace un año señalábamos la importancia de los fundamentales macroeconómicos en el impacto de la ola de devaluaciones de varios países y se discutían las medidas de previsión ante nuevas alzas de tasas de interés de la FED, hoy la tendencia es contraria con expectativas de reducción de tasas ante una posible menor dinámica de Estados Unidos, un cambio que implica menor presión a las tasas de cambio globales en los meses venideros.

El desafío global cambió y ante la perspectiva de menor crecimiento los bancos centrales han señalado que cuentan con menor margen para promover el crecimiento por la vía de reducción de tasas, como el que se tenía al inicio de la crisis financiera.

Han señalado, en conjunto con el FMI, que podrían requerirse mayores estímulos fiscales y que los establecidos por Estados Unidos al inicio de la presente administración ya habrían sido asimilados.

 

Perspectivas

 

En un entorno de recomposición de la economía global, siempre es escudo de defensa es la estabilidad fiscal, las apuestas productivas con productos de valor a partir del conocimiento, la información, el desarrollo nuevos materiales y la inteligencia artificial aplicada a nuestras industrias.

Finalmente, los procesos de integración regional podrían ganar importancia en la conformación de mercados que permitan identificar oportunidades y fortalezas en medio del difícil panorama del comercio global.

 

-----------

Si desea registrarse favor enviarnos por el chat (esquina inferior derecha "Dejar un mensaje") su correo electrónico, nombres y apellidos. El registro dará acceso a la totalidad de nuestros informes sectoriales de la semana, recordatorio semanal y futuros beneficios.

Lo anterior debido temporalmente a mantenimiento de la página.

Gracias Economía Aplicada

Leer más..

Así les fue a las 17 mil empresas colombianas en 2018

Así les fue a las 17 mil empresas colombianas en 2018

Así les fue a las 17 mil empresas colombianas en 2018   Sectores, tamaños de empresa

Noticia805a

Noticia806

Noticia807

Noticia808

Noticia809

Noticia811

 

 

 

-----------

Si desea registrarse favor enviarnos por el chat (esquina inferior derecha "Dejar un mensaje") su correo electrónico, nombres y apellidos. El registro dará acceso a la totalidad de nuestros informes sectoriales de la semana, recordatorio semanal y futuros beneficios.

Lo anterior debido temporalmente a mantenimiento de la página.

Gracias Economía Aplicada

Leer más..

Elecciones municipales y desafíos económicos

Elecciones municipales y desafíos económicos

Elecciones municipales y desafíos económicos   La perspectiva del país se orienta cada vez más a las regiones. El planteamiento…

Leer más..

El crecimiento 2019: controversia o dejar así?

El crecimiento 2019: controversia o dejar así?

El crecimiento 2019: controversia o dejar así?   En medio de las discusiones en torno al crecimiento de la economía…

Leer más..

 

Sectorial de la semana

 

 

Oferta agrícola 2011-2021: crecimiento y rendimiento, base de la consolidación sectorial

Noticia554a

Una mirada a la evolución del sector agrícola desde 2011 muestra el crecimiento de las áreas cultivadas, una diversificación de la oferta orientada hacia el segmento hortofrutícola, el fortalecimiento de los cultivos permanentes tradicionales y el resurgimiento de productos que ya no estaban en la oferta local.

Un desarrollo que comienza y podría continuar si se toman como parámetro diario los rendimientos por hectárea de los mejores y se desarrolla un proceso sistemático y con estadísticas de adopción de prácticas que aumenten la productividad y rentabilidad de los cultivos. Estas acciones están asociadas   al manejo de los efectos del cambio climático, al fortalecimiento de la oferta local frente a los ciclos de los mercados agrícolas globales y a la consolidación de mayores volúmenes de exportación.

 

Estas son las cifras que muestran los resultados y desafíos del sector agrícola en los próximos años:

 

Crecimiento de las hectáreas cultivadas. En 2016 el área cultivada en Colombia llegó a los 3,3 millones de hectáreas, un crecimiento del 13% anual respecto a 2015. Los cultivos permanentes representaron el 57% del área sembrada y registraron un crecimiento del 6% anual, mientras en los transitorios aumentaron en 23%.

 

Noticia555

Fuente: Elaboración EA con base en DANE y cifras gremios

 

La cifra de 2016 para los cultivos permanentes impulsó los resultados del período 2014-2016, en donde comparado con 2011-2013 el crecimiento de las hectáreas cultivadas fue de 4,2%, con una evolución más lenta en las hectáreas cultivadas en los productos con mayor peso en el agregado, en respuesta al comportamiento de los precios internacionales desde 2014.

En los cultivos transitorios se observa un crecimiento dinámico en las hectáreas cultivadas en todos los productos en los dos períodos considerados y el resurgimiento de productos como la soya, donde se sembraron 27 mil hectáreas, algodón con 9 mil y maní 5 con mil, contribuyendo aumentar la participación del grupo de otros productos este grupo de 13% al 15%.

La dinámica de crecimiento de las siembras se reflejó en el aumento de las hectáreas en producción, que crecieron 27% en los últimos tres años, resultado que fue positivo y elevado en todos los productos y en el que destaca el aumento del 32% en café, el 24% en palma africana, 21% en cacao y del 89% en aguacate.

Se destaca el crecimiento de las áreas cultivadas y en producción en el grupo de productos diferentes a los cinco principales: mientras el primer grupo registró un crecimiento del área del 0,6% en los últimos tres años, el segundo la aumento en 10,7% el mismo período, permitiendo duplicar la participación de estos cultivos en el total del área cultivada en los últimos cinco años.

 

Diversificación productiva en frutales. De la evolución reciente del área cultivada se desataca el crecimiento de productos como el aguacate, que pasó de 38 mil a 61 mil hectáreas sembradas en el promedio 2011-2013 frente al período (2014-2016), la naranja, que pasó de 34 a 47 mil, el mango que creció de 22 a 28 mil, el limón de 18 a 23 mil hectáreas, el banano para consumo interno de 16 mil a 19 mil hectáreas y se destaca la guayaba que duplicó el área sembrada en estos períodos. Otros productos muestran crecimientos importantes en el área cultivada como guanábana, el lulo, la mora, la granadilla y otros “nuevos" se destacan como las siembras de caucho, marañón y la pera.

 

Crecimiento de la producción. Entre 2011 y 2016 la producción agrícola pasó de 15,2 a 20,3 millones de toneladas, con un crecimiento sostenido en la oferta de cultivos permanentes y transitorios, un desarrollo marcado por el fenómeno de la niña (2011) y el niño (2016) y los procesos de renovación de los cultivos de exportación como el café, que al principio de la década registró una menor producción por que se encontraba en este proceso y ha crecido en producción y rendimientos en los últimos años cuando han empezado a dar frutos las nuevas siembras.

 

Noticia556

Fuente: Elaboración EA con base en DANE y cifras gremios

 

Si se consideran los períodos 2014-2016 frente a 2011-2013 la producción de los cultivos permanentes creció 16% si se considera la producción de fruto de palma africana y 6% si no se incluye este producto. Se destaca el aumento de la producción en palma de aceite, café, naranja, aguacate, mango y banano consumo interno en permanentes y de la gran mayoría de transitorios, donde la producción agregada creció 18% en 2014-2016 frente al 2011-2103 y se destacan papa, arroz, maíz, tomate, yuca, zanahoria y alverja.

El plátano, segundo cultivo en hectáreas cultivadas y volumen de producción, registra una menor dinámica en los últimos años que se refleja en la reducción de las hectáreas cultivadas, la producción y el rendimiento por hectárea.

Este cultivo cuenta con un potencial de demanda importante en los mercados internacionales se encuentra orientado principalmente al consumo interno. Colombia, a pesar de no exportar un volumen tan grande como en otros productos ocupa cerca del 8% de la oferta del mercado mundial. Otros cultivos mostraron una menor producción en los últimos años como el limón, el tomate de árbol, el maracuyá y la mora, con descensos superiores del 10%, mientras en transitorios mostraron descensos el maíz blanco y el fríjol.

 

Crecimiento de la inversión en cultivos diferentes a los cinco más importantes.En los cultivos permanentes los productos diferentes a los cinco principales aumentaron el área cultivada en 13,5% y la producción en 12,5% en 2014-2016 frente a 2011-2013. Esta dinámica permitió a los cultivos en desarrollo pasar del 10 al 20% en el área cultivada en los seis años y sostener en torno al 14% su aporte a la producción agrícola total.

Sin embargo, los cinco principales cultivos permanentes y transitorios aún concentran la oferta agrícola, por lo que la tasa de crecimiento en áreas y producción del grupo de los distintos a los cinco más importantes debe ser mucho mayor para consolidar la diversificación de la oferta agrícola a productos distintos a los tradicionales (café, plátano, palma africana, cacao, arroz, maíz amarillo y papa).

 

Rendimiento, mucho por hacer

Pero además de aumentar el área cultivada, para consolidar el crecimiento de la oferta agrícola diversificada se requiere aumentar los rendimientos. Si se observa la evolución de los rendimientos por hectárea en los últimos años, se encuentran resultados positivos en cultivos de exportación como el café, la palma, el cacao y otros de exportación emergentes como la naranja, la guayaba y la guanábana han aumentado sus rendimientos por hectárea de manera importante en los últimos años.

Sin embargo, cultivos de gran proyección como aguacate, el cacao, el mango, el limón o la madrina tienen un largo camino por recorrer cuando se comparan con otros productores que son y serán su competencia.

Pueden invertir para potenciar su rendimiento por hectárea al nivel de los países más competitivos en cada producto, lo que les permitirá mantener sus ingresos cuando la oferta agrícola mundial aumenta y los precios bajan. La inversión en torno a la productividad y el rendimiento es el factor clave para mantener los ingresos en épocas de bajos precios en el mercado, pues por cada hectárea sembrada se obtiene mayor volumen de producto y se compensa el menor precio con mayor volumen vendido.

 

Perspectivas

En concordancia con el crecimiento sostenido en el número de hectáreas, la producción agrícola continuará creciendo en lo que resta de la década si se tiene en cuenta que los ciclos de inversión de los cultivos permanentes oscilan entre tres y cinco años para empezar a producir.

El comportamiento de los precios internacionales y el crecimiento de la oferta y la demanda agrícola mundial invita a tener como meta principal el rendimiento/productividad de estas mayores inversiones.

Las cifras de producción y el rendimiento por hectárea se vieron afectadas por los efectos del cambio climático[1], siendo la meta principal conocer y apropiar el indicador de rendimiento por hectárea de los más competitivos en el mundo y aplicar con seguimiento estadístico y soporte permanente las mejores prácticas para mejorar el rendimiento por hectárea, variables asociadas al mejor uso del suelo para resistir los cambios fuertes del clima, entre otros.

El acervo técnico de los cultivos más desarrollados y exportadores en el país torno al rendimiento por hectárea, es un primer paso para avanzar en paquetes tecnológicos adecuados para nuestro clima y suelos en cada producto.

Finalmente, un trabajo centrado en el rendimiento por hectárea permitirá aumentar la rentabilidad de los cultivos y el atractivo de la inversión, pues se requiere que la tasa de crecimiento de los nuevos cultivos sea superior para consolidar un mayor su peso en la oferta total y garantizar volúmenes de exportación rentables.

 


[1] asociado a choques mucho más fuertes del fenómeno del niño y la niña