Sectorial de la semana

La salud en suspenso...

Salud5

Si el proyecto de reforma a la Salud de Colombia no pasa este semestre, deberá ser presentado nuevamente al congreso en la siguiente legislatura e iniciar desde el principio su trámite. En medio de una reforma sin consenso y una crisis que se mantiene, el país no debería darse el lujo de aplazar por un año más los cambios que el sistema necesita.

Sin embargo, los colombianos tenemos una difícil relación con el sistema de salud. Ningu­no quiere volver a las épocas del estado absoluto que manejaba la Caja Nacional de Previsión, las beneficen­cias departamentales o la cobertura para menos del 40% de la población, tampoco aceptan la ley 100 por cuenta del mal uso de los recursos y la poca in­formación financiera publicada del sector, que dificultó su diagnóstico oportuno y su control. 

Colombia ha registrado un gran avance en la cobertura de la salud en los últimos diez años y desde la sentencia T-760 construye el camino para garantizar el servicio integral para todos los ciudadanos. Sin embargo, enfrenta grandes retos a la hora de financiar y construir escalas de servicio, así como en regular a los agentes y proveedores de la salud.

Para realizar los cambios requeridos se propone la reforma a la salud. Usuarios, médicos y hospitales se preguntan si la reforma garantizará la solución a estos problemas, un manejo transparente y solo para la salud de los recursos, un flujo de pagos más fluido hacia las IPS y la incorporación de los medicamentos mas necesarios en el pos. 

A continuación se presentan los cambios que la reforma introducirá en el sistema de salud.